Articles

El color y los egipcios

Relación del color y los egipcios

En el Antiguo Egipto, el color era una parte integral de la sustancia y del ser de todas las cosas de la vida. El color de una cosa era el indicio de la sustancia o el corazón de la materia. Cuando se decía que no se podía conocer el color de los dioses esto significaba que ellos eran irreconocibles y por lo tanto jamás serían comprendidos.

En el arte, los colores eran el indicio de la naturaleza de los seres. Cuando a Amon se lo retrataba con la piel de color azul, esto hacía alusión a su aspecto cósmico. La piel verde de Osiris simbolizaba su poder sobre la vegetación y su propia resurrección. Ciertos colores poseían su propio simbolismo. Por ejemplo, el color verde representaba a la vegetación y el comienzo de una nueva vida. La malaquita verde era el símbolo del júbilo y de la tierra y se la llamaba "campo de malaquita".

 

Simbología del color en el Antiguo Egipto

 

  • El color rojo simbolizaba a la vida y la victoria. Durante las celebraciones, los antiguos egiptos pintaban sus cuerpos de color rojo ocre y utilizaban amuletos hechos en cornalina. Set, el dios que se paraba en la proa del barco del sol y asesinaba a la serpiente apep, tenía los ojos y el cabello rojo. El color rojo era también un símbolo de furia y de fuego. Una persona que actuaba con un "corazón rojo" significaba que actuaba con ira. El rojo es elaborado de minerales de hierro y sus óxidos, un color muy común en el Antiguo Egipto (ésto también incluía los colores carne y rojo ocre). Se asocia con el fuego y con la sangre, podía simbolizar la vida y la regeneración (como en el uso funerario de la henna), pero también simbolizaba a las fuerzas poderosas más allá del ámbito controlable. Simbolizaba las regiones hostiles desérticas de Egipto (dSrt-desheret, “la Roja” era el nombre con que se conocía al desierto y que ha dado lugar a la palabra que usamos actualmente para referirnos a él), y a Seth, dios del desierto y el caos, que tenía el cabello pelirrojo y los ojos rojos. Así, el rojo podía usarse con el significado de “ira”, “destrucción”, “muerte”, o en expresiones como “furioso”=dSr jb-desher ib (“corazón rojo”), y “cólera”=dSrw-desheru. Los escribas usaban tinta roja en vez de la negra habitual para escribir el jeroglífico para “el Mal” y para los días nefastos del año, así como para los nombres de monstruos hostiles y dioses como la serpiente Apep y Seth. También se usó el rojo para representar el color natural de la piel masculina, así como para la el sol y su fiereza natural, o para los amuletos de serpientes que representaban al “Ojo de Ra” (en su aspecto potencialmente destructor); aunque en todos estos casos no tenía las connotaciones negativas de los otros casos.
  • El color blanco sugería omnipotencia y pureza. También era el color de las cosas sagradas. Por ejemplo, el nombre de la ciudad de Menfis, significaba "paredes blancas". Las sandalias blancas se utilizaban en ceremonias o rituales. El blanco también era el color heráldico del bajo Egipto. En el antiguo Egipto el negro era el símbolo del bajo mundo. Osiris, el dios de la vida después de la muerte era llamado "el negro". Una de las pocas personas de la realeza, llamada Nefertari, era la patrona de la metrópoli. Generalmente era retratada con piel negra, aunque ella no era de raza negra. Anubis, el dios de los muertos era retratado como un chacal negro aunque en realidad los verdaderos chacales y los perros eran marrones. El blanco era elaborado de un mineral llamado creta y del yeso. Blanco (hedj, shesep).- Se usaba para denotar limpieza, así como pureza ritual y sacralidad. Fue casi el único color que se usó para representar las ropas de los egipcios; y como color relativo al sacerdocio. En sitios como las “Instrucciones de Merikara” se habla del servicio de un sacerdote como “llevar sandalias blancas”. Los objetos rituales solían realizarse con alabastro blanco. Muchos de los animales sagrados que se mantenían en los templos eran de este color, como el “Gran Blanco” (el babuino sagrado), el buey blanco, la vaca blanca o el hipopótamo blanco. La palabra “hedj” (una de las formas de “blanco”) se usaba para denominar a la plata -el metal-, que junto al oro, se usaba para representar a la luna y al sol. Las estatuas del dios Nefertem (asociado a las flores de loto, y llamado “Señor de los Perfumes”) se solía hacer de plata en vez del oro habitual, debido a la conexión entre la plata y la flor blanca del loto. La corona tradicional del Alto Egipto es llamada “Corona Blanca” (aunque en un principio estaba realizada con juncos y cañas que le daban color verde, y de ahí su vinculación con este color), siendo este color el que se usaba en la heráldica del sur de Egipto.
  • Azul: Pigmento elaborado con la mezcla de óxido de cobre, y de hierro con sílice y calcio. Aunque era un color inestable que podía oscurecerse o cambiar de color con facilidad. Azul (irtiu, khesbedj).- Representaba tanto los cielos como la inundación primigenia, siendo un símbolo de vida y renacimiento. También podía significar el río Nilo y sus elementos asociados: el grano, las ofrendas, la fertilidad. Muchas figuras que representan la fecundidad están realizadas en piedras de este color. El fénix o garza, antiguo símbolo de la inundación primordial, y de la del Nilo como recordatorio anual de aquélla, se pintaba en tonos azules brillantes (la garza auténtica tenía el plumaje azul grisáceo). También se pintaba de este color el babuino sagrado de Thot, aunque la elección de este color no parece demasiado clara en este caso, tal vez relacionada con que el otro animal sagrado del dios, el ibis, se pintaba del mismo modo. Bajo ciertas circunstancias, parece que el azul tenía connotaciones solares, ya que varios objetos relacionados con el sol estaban manufacturados con fayenza azul (los escarabeos, por ejemplo). Se cree, por último, que al estar relacionado con el dios Amon-Ra, varios retratos de reyes de la Dinastía XVIII presentan la piel azul debido a su asimilación con este dios.
    Amarillo (khenet, kenit).- Es el color del sol, percibido como algo eterno e imperecedero (de ahí que también se asimilase al oro). La carne y los huesos de los dioses eran de oro puro (amarillos), por eso se construían las imágenes de los dioses con este metal, tanto simbólicamente como por su valor real. Las imágenes y relieves de las divinidades también se pintaban en tonos amarillos en la piel. También se cree que los sacerdotes encargados de la momificación, al llevar máscaras de Anubis para representarlo, se pintaban la piel de este color. El electro, mezcla de oro y plata, se consideró un igual al oro puro, haciendo que el blanco fuese intercambiable con el amarillo para asumir los significados simbólicos de este color.
  • Amarillo: Pigmento elaborado del ocre o del óxido, así como de un algo llamado oropimente. A finales del Imperio Nuevo se usó también el oropimente -trisulfuro de arsénico-, que debía de ser importado.
  • Verde: Obtenido de la malaquita, el cual es conocido por su tonalidad verde. Verde (uadj).- Es el símbolo de la vida y de las cosas que crecen (plantas, sobre todo), siendo también un símbolo de la resurrección -de ahí que a Osiris se le pintase la piel de este color. Por ejemplo, “hacer cosas verdes” se consideraba como hacer o crear algo positivo (en contraposición a “hacer cosas rojas”, que era equivalente a hacer el mal). El Más Allá era llamado “El Campo de Malaquita” (mineral del que se obtenía la pintura verde y que es de ese color). En los Textos de las Pirámides y el Libro de los Muertos, se establece la piedra verde, los juncos verdes o las alas de piedra verde de un gran halcón como símbolos del renacimiento posterior a la muerte. Durante la Dinastía XXVI, por el mismo motivo y asociándolo a Osiris, se pintaba de verde la cara del difunto representada en el ataúd. También solía ser de color verde o piedra verde el amuleto llamado “Ojo de Horus” (Udjat), debido a su uso para la curación y el bienestar de los ojos. El nombre de la diosa tutelar del Bajo Egipto con forma de cobra era Uadjet, “La Verde”; y se solía relacionar a este color con la diosa Hathor, patrona del hogar, la alegría y la belleza.
  • Negro: Elaborado de carbón vegetal y del plomo, ironicamente este metal (plomo) es venenoso y como era usado como cosmético, algunos autores en Egiptología creen que servía como antibiotico natural para los ojos, permitiendo estar saludables a los egipcios y evitar enfermedades oculares. Negro (kem).- Era el color de la noche y de la muerte (algunas veces se realizaba un agujero negro para representar la muerte y la destrucción de los enemigos), simbolizando el Mundo Inferior; aunque también se usaba como símbolo de la resurrección y la fertilidad, siendo símbolos de vida -de ahí que a veces se pintase a Osiris de color negro. La relación con la vida y Osiris puede ser debida a los sedimentos negros que el Nilo depositaba todos los años con la inundación en sus orillas y que formaba el manto fértil del valle del Nilo. También se relacionan con Osiris las inscripciones realizadas sobre fondo negro en los ataúdes del Periodo Tardío (aunque algunos creen que pueden ser meramente artísticas). El que los colores negro y verde sean intercambiables se ve tanto en las imágenes del dios del Inframundo, como en los escarabeos de corazón, que eran realizados en piedras de color negro o verde, simbolizando la relación del muerto con Osiris, la vida y la resurrección. Las estatuas de los dioses eran a menudo realizadas con piedras negras y verdes; siendo la piedra negra considerada algo muy potente, escogido para la curación mágica, realizando estatuas con inscripciones de viñetas y conjuros en los periodos Macedónico y Ptolemaico (aunque a veces se utilizaban otras piedras duras de otros colores). Además, el color negro de las tierras fértiles simbolizaban al mismo país desde el inicio de su historia, de ahí que la forma en que los eigpcios antiguos llamasen a su país fuese Kemet, “La Negra”.
You are here: Home